Dios te dio el maravilloso don de nacer en Asturias. Eso significa muchas cosas y casi todas relacionadas con farturas, sidra o folixa pero hay varias obvias e incontestables. No eres catalán, senegalés o tinerfeño. Por lo tanto cuando llueve, por favor…. ¡NO hagas esto!

¡LLEVAR PARAGUAS!

Un paisano asturianu no sale con paraguas a la calle a no ser que esté cayendo el diluvio universal. Y si ye el diluvio, construye un arca y mete dentro al perro. Pero sacar el paraguas porque orbaya no, eso es un crimen penado por Naciones Unidas. Porque si ye solo orbayu el asturianu tiene que mojarse, reír y chiscar madrileños. Recuerda: sacar el paraguas lloviendo ye como ir a pescar bugre con escopeta: Absurdo.

¡PONER UNA BOLSA DEL PRYCA EN LA CABEZA!

Si sacar paraguas es de tarjeta roja, poner una bolsa del pryca en la cabeza es roja y 4 partidos de sanción. Además piensa que los asturianos somos guapos por definición, por lo que la bolsa va tapate la belleza. Eso puede ponerlo el típicu frances feu, de esos que cuando salen a calle les gritan: “¡Artista, que ya acabó halloween!”. Pero tú no. Tú no… A no ser que seas una madre asturiana que acaba salir de la peluquería con la permanente hecha. Entonces sí, entonces puedes ponerla. (Esto acaba de obligarme mi madre a escribirlo).

¡CORRER!

Eso ye tarjeta roja, expulsión y una hostia a mano abierta. ¡No me fastidies! Si, en Asturies llueve mucho. ¿Y qué? ¿Ye pa correr? Gallu, que ye agua… ¡no ácido! 8 de cada 10 gaditanos pregunten: ¿¿Por qué llueve tanto en Asturias?? ¿Y tú por qué bailes flamenco? Pues tú bailes flamenco por la misma razón que llueve en Asturies. Porque el mundo ta hechu así. Y además para que haya fiestes de prau tien que llover, la hierba necesita agua. El que quiera fiestes de prau, arena y camellos que coja el Alsa a Marrakech. Si, existe. Y para en Villalpando.

¡QUEDAR EN CASA!

Esta es la peor opción. ¡Un asturianu no queda en casa nunca! Y menos porque llueva. Un paisano sale, mojase y dice a voces: “¡Esto son 4 gotes, coño!”, un paisano va por medio la acera esquivando la clase más mortífera del clima cantábrico, el depredador por excelencia de este tiempo: La paisana con paraguas. Y aunque alguna varilla te impacte en los ojos no reculas, como mucho vas a poner gafes a Óptica Navarro. Porque recuerda:

Para un asturianu la lluvia no es agua… son lagrimes de Dios que se emociona al ver LA TIERRINA.

AMÉN.

  • Lucila

    Brutal!! Como la vida misma de un asturianu de pró!!