– Entrena escuchando a Vicente Díaz.

Mireia es una gran seguidora de la música asturiana. Desde los clásicos como El Presi, hasta lo más nuevo y transgresor como Rodrigo Cuevas. Su canción favorita es “Qué tien esta sidrina” y su sueño es hacer unos largos en una piscina olímpica llena del “zumo” asturiano.

– Sigue una dieta  hipercalórica a base de fabes y cachopo.

La nueva campeona olímpica de 200 mariposa únicamente se alimenta de productos contundentes y asturianos. Su descomunal ingesta de calorías es compensada con sus maratonianas sesiones de entrenamiento.

– Aprendió a nadar en el río Sella.

La reina de la natación española no comenzó su carrera en una piscina, sino en las aguas del río Sella. En el año 2002, con solo 11 años, pescó el campanu con sus propias manos tras perseguirlo durante más de 200 metros.

– Su pareja es el piragüista asturiano Javier Hernanz.

Se conocieron en el Carmín de la Pola de 2012, cuando ambos practicaban una de sus disciplinas acuáticas favoritas: “pedir el agua”.

– Es asturiana.

A estas alturas del artículo seguro que ya lo habías adivinado. Sí, en los medios dicen que es catalana, pero Mireia nació en Cangas de Onís. Únicamente finge ser de Badalona por pura necesidad. Desgraciadamente, la mejor deportista olímpica de la historia de España no cuenta con toda la ayuda económica que se merece… ¡y eso “siendo catalana”! Si tuviera que depender de las ayudas del Principado, todo lo que conseguiría serían unas chanclas de los chinos, una toalla con la imagen de la Santina, y unos manguitos de Pepa Pig.

0 / 5 (0 votos)

Artículos Relacionados