Que los extraterrestres viven entre nosotros es algo escasamente aceptado entre la sociedad general. Pero los asturianos, especialmente los vecinos de Avilés, lo sospechaban desde marzo de 2011, fecha de inauguración del Centro Cultural Óscar Niemeyer.

Durante la pasada noche, estas sospechas se convirtieron en una certeza. A las 23:25 de ayer, un pequeño ser de color verde, se colaba en la torre/mirador del Centro, y la hacía despegar rumbo a una galaxia desconocida.

Según ha podido saber este medio, el alienígena aprendió nuestro lenguaje y cultura durante su estancia en el Principado. Y dejaba algunas notas escritas a modo de despedida/agradecimiento:

“La idea era parar solo cinco minutinos pa cambia-y el agua al xilgueru, tomar una coca-cola y comer un pinchu tortilla. Pero… ¡¡¡ayyyyy amigo!!! Cuando vi lo bien que se comía en Asturies… ¡perdí la noción del tiempu y el espacio! ¡¡¡Y pillé una fartura de la virgen!!! Y claro, como en mi planeta tenemos 6 estómagos, ¡tarde estos cinco años en hacer la digestión!”

“Tengo que decir que los asturianos tratáronme muy bien esti tiempu. Pensaben que era un guaje con raquitismo… ¡y sacábenme de folixa porque-yos hice gracia! Marcho con grandes amigos y un par de cajes de sidra pa enseñar a escanciar allí en mi planeta. Prometo seguir practicando pol camín, aunque viajando a la velocidá la luz… ¡¡¡no hay quien lo eche dentro el vasu Redios!!!”