“¿Tarjetina de puntos tienes?, vida”.

Cualquier asturiano, asturiana, o residente en el Principado, seguro que tiene esta frase grabada a fuego en su cabeza.

Un hábito, un dicho, una “banda sonora”, que cientos de miles de clientes de Alimerka, llevan incorporada en su compra diaria. Pero esta cariñosa expresión, que tantas veces escuchamos, podría tener los días contados. ¿La razón? El rocambolesco episodio vivido, esta misma semana, en uno de sus establecimientos:

El pasado lunes 2 de julio, José Luis Martínez Piñera, cliente habitual del Alimerka de la calle Rosal en Oviedo, se disponía a pagar su compra. Y fue entonces, tras pasar por el código de barras su último artículo, 200 gramos de jamón cocido ARGAL, cuando se produjo el violento incidente. M. S. R., la cajera, ponía su mejor sonrisa, miraba a los ojos a José Luis, y con voz dulce le preguntaba: “¿Tarjetina de puntos tienes?, vida”.

El joven cliente, comprometido en una relación estable desde hace años, sentía invadida de esta forma su intimidad. Y sin mediar palabra, visiblemente ruborizado, pagaba su compra y se dirigía rápidamente a la comisaría más cercana. Tan solo unas horas después, tanto la citada cajera como el propio supermercado Alimerka, recibían sendas denuncias por parte de Jose Luis. Según relataba el denunciante, no solo había recibido “palabras fuera de tono” en la caja. En el pasado, y en el mismo establecimiento, también se habían dirigido a él como “cielo”, en la frutería, “corazón”, en la charcutería, incluso “cariño mío”, en la pescadería.

El polémico caso, parece no haber caído en saco roto para la dirección de Alimerka. Según pudo averiguar este medio, hoy mismo, todos sus empleados recibían una circular. En dicha comunicación, la cadena de supermercados, deja muy clara su nueva postura tras el desagradable episodio, y amenaza con duras sanciones para aquellos empleados que se dirijan cariñosamente a sus clientes.