Los vecinos de Colunga se veían esta mañana sorprendidos por la presencia de un enorme senador, de casi 300 Kg, en la playa de La Griega. Se trata de un político adulto “en funciones”, de considerable tamaño, que llegaba desorientado a la costa asturiana.

Aunque el ejemplar llegó vivo y consciente al arenal, parece que sufre algún tipo de amnesia, por la que no recuerda cuál es su nombre ni su partido político. Según los expertos del Cepesma y los funcionarios que trabajan en el Senado, el político podría pertenecer a cualquiera de las especies parlamentarias. Ya que la inmensa mayoría de estos grandes mamíferos, emigran con el inicio del curso político y raramente ocupan después sus escaños para ser identificados.

“Al principio pensamos que era otra ballena, como la que apareció ayer en Caravia. Pero según nos acercamos, escuchamos cómo roncaba el bichu, y vimos el tamaño de sus cojones… entendimos que solo podía ser un político”

Nos contaba Carlos Álvarez Triviño, uno de los vecinos que avistó y ayudó a sacar al gran gestor público del arenal.

Como bien señalaban tanto los vecinos como los miembros del SEPRONA, no es la primera vez que uno de estos ejemplares aparece en el litoral asturiano. Desde hace millones de años, Colunga parece ser un lugar apacible para estas y otras especies de “gigantes de la política”. No en vano, esta zona del Principado es conocida como “la costa de los dinosaurios”. Hasta que recupere la memoria, y pueda ser reinsertado en la vida política, el senador varado será alojado en el MUJA (Museo Jurásico de Asturias).

Para tratar de recuperar lo antes posible al senador, y reinsertarlo a su hábitat natural, se le está sometiendo a un estricto programa de aclimatación: con 15 pagas al año de más de 6.000€, tarjeta de crédito “gastospagos”, chofer y coche oficial, y una dieta rica en mariscadas y farturas varias.

0 / 5 (0 votos)

Artículos Relacionados