El Principado ha aprobado las conclusiones que apuestan por impulsar un “proceso constituyente” en Asturias. Los asturianos hemos decidido esta desconexión, que básicamente consiste en poner dinamita en el NEGRÓN y provocar derrumbes que lo cierren todo, porque sentímonos los últimos monos en España. Eso a pesar de haber salvado el país de llevar babuches y rezar cara a La Meca gracies a la que liamos cuando LA RECONQUISTA. Eso a pesar de haberle dado un Mundial aportando al mejor delantero de la historia, GUAJE VILLA. ¿Y qué recibimos a cambio? Poques perres, mucho paro y unes comunicaciones como les de Bosnia-Herzegovina. O así.

Por lo tanto, la desconexión es inminente a no ser que el Estado Español acceda a negociar ESTOS 4 PUNTOS:

1.Economía:

El Estado español se compromete a traer industria y otros agentes económicos a la región que nos supongan riqueza y prosperidad. O en su defecto otorgar una prejubilación a cada asturianu que sobrepase los 2.000 euros. Esto último gústanos más.

2.Ampliación de fronteras:

Queremos Boñar, Villalpando, Valencia Don Juan, Ribadeo, Santander, Mallorca, Conil, un cachín de Benidorm y la parte de la calle de la Gran Via donde está el Primark. Vamos, lo que ye nuestro por naturaleza.

3.Peajes:

El peaje del HUERNA no desaparece pero deberá invertirse: esto es, cada vez que un asturianu sale, le pagan. Por lo duro que ye abandonar la tierrina. Y cuando un asturianu regresa también le pagan. Como premio por haber conseguido volver. PUXA.

4.Transporte:

Hay que mejorar les comunicaciones. El ALSA, gratis pa todos. Que bastantes perres tienen ya los “jodíos”. Además se mejoran los autobuses con sidra gratis, pinchos de cachopo y wifi. Si. WIFI. Esta vez de verdad.

 

Por lo que sabemos la reacción en Madrid no se ha hecho esperar. Así, el presidente del Gobierno en funciones, MARIANO RAJOY, ya ha dado instrucciones a la Abogacía del Estado para que actúe cuanto antes y nos amenace con menos dinero, más paro y peores comunicaciones. Los asturianos ya nos estamos descojonando porque empeorar lo que tenemos es jodido. Y encima llueve. MUCHO.