Parece increíble. Y lo es. CHIN CHON, un joven natural de Pekin, se quedó en coma durante 5 días… ¡y al despertar hablaba ASTURIANO! El chino pekinés sufrió una lesión en el pene durante un encuentro de ping pong lo que le produjo un profundo desvanecimiento.

Una mala tarde la tiene cualquiera. Eso debió pensar Chin Chon, que peloteaba feliz hasta que, ironías del destino, se quedó sin PELOTAS. Él. Una de las bolas fue a parar a otra de las suyas golpeando sin piedad el testículo izquierdo. Chin Chon se sumió entonces en un profundo coma, no se sabe si por los daños internos o para que la gente no se riera de él. Según comentan los chinos del lugar, se enroscó como un caracol y adoptó la posición fetal, pero antes exclamó un “hostia, gallu…”. Ahí los chinos que lo rodeaban empezaron a sospechar.

No respiraba. El juez de línea que arbitraba el partido de ping pong, Tesobo Tuteta, comentó que Chin Chón se empezó a poner amarillo pero que ellos no se dieron cuenta porque es chino. También tenía los ojos totalmente cerrados como si hubiera chupado un limón pero tampoco se dieron cuenta porque es chino. “Su respiración iba y venía, igual que su testículo”. Ahí si se dieron cuenta aunque fuese CHINO.

Problema de idioma. Pero lo peor sobrevino después. Cuando Chin Chon despertó del COMA, sus amigos descubrieron que no podía comunicarse en chino y que solo hablaba asturiano. “¡Que pasa, fios!” fueron sus primeras palabras. “Cagon mi madre, tengo el güevu en la nuca”, fueron las segundas. Pero lo realmente increíble es que a qué medida pasaron los días Chin Chón leía a Xuan bello, tocaba la GAITA y cocinaba unes casadielles de la virgen. “¡Si hasta escanciaba el licol de lagalto!”, nos dice su padre, Temiro Lojete.

Posible causa. La ciencia atribuye el inexplicable suceso a que el BISABUELO de Chin Chon era vasco y veraneaba en Llanes. Según los médicos que han investigado el caso, al despertar del coma el chino pudo haber recordado conversaciones seguramente ocultas en la psique colectiva que se transmite mediante código genético de generación en generación. Eso, o se volvió directamente gilipollas. Por ahora Chin Chon se recupera en casa y dijo que no dejará de jugar al ping pong pero si de trabajar. Además piensa pelear una PREJUBILACIÓN. 100% asturiano, ta claro.

Afasia bilingüe. El caso se complica por un informe que recoge el caso de un joven africano que se comunicaba en CATALÁN tras ingerir butifarra. Lo que antaño se hubiese conocido como hacer el pijo, ahora los médicos le atribuyen un término científico: Afasia bilingüe. Sucede cuando una persona sufre una lesión que afecta su capacidad de comunicarse y le permite expresarse en otro idioma cualquiera, además de realizar acciones regionales típicas. En el caso del africano que hablaba catalán, comenzó a bailar sardana y no dejar propina.

¿Quién tiene razón? Es la gran pregunta: ¿Afasia bilingüe o la tontería que te entra cuando te abrasen en un güevu? El debate está abierto. Por lo pronto, ahora el gran sueño de Chin Chon es viajar a ASTURIAS y hacer el Sella. También empanar La Gran Muralla para que parezca un cachopo.

0 / 5 (0 votos)

Artículos Relacionados