Cristiano Ronaldo, estrella del Real Madrid, ha vuelto a ser noticia fuera de los terrenos de juego. Cristiano Ronaldo vivió este lunes un episodio del que muy pocos medios se han hecho eco. Yes que acompañado de su novia Georgina Rodríguez, tuvo que dejar tirado su Lamborghini en plena calle.


Según informa el portal ‘Mantecao’, hacia las seis de la tarde Cristiano Ronaldo circulaba con su Lamborghini Aventador por tierras asturianas buscando el anonimato que no consigue en Navacerrada, lugar del que es un habitual como buen amante del deporte de ski. La noticia es que de repente y sin previo aviso tuvo que dejar tirado el vehículo en mitad de una isleta del puerto de San Isidro.

La misma fuente asegura que las molestias que tiene en la muñeca de la mano derecha le impidieron seguir conduciendo. Otros comentan que un prejubilado de Hunosa, habitual de la zona, reconoció al futbolista y entonces la gente comenzó a increparle: “Le increpaban los culés y también los madridistas. Hasta uno que había del Celta le gritaba cosas en gallego”.

Cristiano Ronaldo paró su espectacular Lamborghini en la isleta y pidió ayuda a los trabajadores del puerto. Luego se puso en contacto con la Guardia Civil y con los servicios de asistencia en carretera. A los 45 minutos llegó un coche privado que recogió a Cristiano Ronaldo mientras una grúa se hacía cargo del Lamborghini Aventador.


“No es la primera vez que viene”, relataba el prejubilado de Hunosa. “Y la verdad que es un tío afable, lo único que tiene mal perder. Un día le pasé esquiando y luego me adelantó y en la meta se puso a hacer planchas”. Desde aquí esperamos que el incidente no haya molestado al astro portugués y siga disfrutando de nuestra tierra en ocasiones venideras.

0 / 5 (0 votos)

Artículos Relacionados