Esta mañana saltaba la noticia que revolucionaba a la comunidad científica mundial. Tras más de 3 años de investigación, un grupo internacional de científicos demostraba al fin la existencia del Bosón de Pachu, conocido popularmente como “La Partícula de CagonDios”

Para completar sus investigaciones Pachu y su equipo no necesitaron laboratorios ni material científico de última generación, sino largas horas de observación e ingentes cantidades de sidra. Así concluyeron que la escurridiza partícula se encuentra en la composición química de la popular bebida asturiana. Y demostraron que hay una relación directa entre la ingesta de sidra y lo faltoso que se vuelve el individuo, incrementando así las posibilidades de llegar a cagarse en el altísimo.

El increíble descubrimiento le puede valer a Pachu y su equipo un Premio Princesa de Asturias a la Investigación Científica, pero también le costó algún viaje a la enfermería. Durante sus experimentos, los científicos sometían a los parroquianos del chigre a diferentes pruebas de estrés: beber un culete a sorbinos, cantar música andaluza, cambiar en la tele el fútbol justo antes de un penalti… Y en multitud de los test practicados, no solo llegaba a manifestarse “La Partícula de CagonDios”, sino que los chigreros, llegaban también con facilidad a las manos.

(Foto: Ignacio Pulido. http://ignaciopulidofotografia.blogspot.com.es/)