El presidente del Principado de Asturias, debuta esta madrugada (hora española) en sus primeros Juegos Olímpicos de Invierno. Su participación, llega tras el error administrativo que le envío a él a PyeongChang (Corea del Sur), en lugar del verdadero patinador español, del su mismo nombre. El Comité Olímpico Nacional, muy ajustado en su partida presupuestaria, no puedo posteriormente enviar al deportista y decidió competir con el presidente asturiano.

Y hoy, tras algunas dudas iniciales, Fernández está lleno de confianza. Javier sabe que esta noche es su gran noche. El líder de la FSA, afronta el que podría ser el mayor reto de su carrera hasta la fecha. El asturiano, se muestra pletórico tras haber salvado con nota su anterior “cometido de envergadura”: liderar la gestora nacional de PSOE durante la profunda crisis de liderazgo que sufrió su partido.
“Si pude salir ileso de aquello, puedo ganar hoy una medalla. Sí, lo sé… una caída en el hielo durante un triple axel puede ser peligrosa, pero pasar de puntillas entre los bandos de Susana Díaz y Pedro Sánchez… ¡aquello sí que fue un infierno!”

Nos contaba el político/deportista, esta misma mañana, a la salida de su último entrenamiento.
Los rivales del socialista asturiano por el podio serán los japoneses Yazuru Hanyu y Shoma Uno, el estadounidense Nathan Chen y el ucraniao Alexei Bychenko.
Para alcanzar su objetivo, el actual presidente del Principado tendrá que volver a clavar el programa corto electoral con el que ganaba las elecciones autonómicas asturianas en 2015, plagado de piruetas retóricas y cabriolas políticas, siempre al compás del “Asturias si yo Pudiera” de su “paisano”, el mierense Victor Manuel.
A continuación, en el programa electoral libre, dará rienda suelta a su repertorio más creativo con promesas de empleo y varias reformas progresistas entre las notas de “Yo mexé na caleya” de La Bandina.