La comunidad internacional está conmocionada. El brutal asesinato del periodista saudí Jamal Khashoggi, en el consulado de su país en Estambul, está provocando un aluvión de críticas sobre Arabia Saudí.

Sin embargo, las relaciones de las empresas españolas con el país árabe pasan por uno de sus momentos más dulces. Y el Consorcio del AVE a La Meca, comunicaba una gran noticia esta misma mañana: la firma de un nuevo contrato para ampliar las prestaciones de “la joya de la Corona”: el Ave, La Meca-Medina.

El tren, que ya significaba un contrato de 7.000 millones para las empresas del Consorcio, añade ahora al proyecto original un nuevo y práctico suplemento: el vagón destinado a los descuartizamientos y asesinatos varios.

El nuevo vagón, equipado con la última tecnología en torturas y mutilaciones, contará con butacas eléctricas, media docena de motosierras último modelo y las paredes perfectamente insonorizadas. De este modo, el confort de todos los pasajeros está garantizado. Bueno… el de todos los pasajeros, excepto el de uno.

En otro orden de cosas, pero relacionado también con el país árabe, hoy se celebraba una trascendental votación en la Comisión de Defensa del Congreso. Durante la misma, el PSOE, con los votos a favor de PP y Ciudadanos, garantizaba la continuidad de todos los contratos de fabricación y venta de armas con Arabia Saudí.

0 / 5 (0 votos)

Artículos Relacionados