Rubi, el nuevo técnico del Sporting, continúa haciendo cambios en el equipo buscando soluciones. Pero su último movimiento no afecta directamente a la platilla, sino a Fernando Fueyo, su capellán de toda la vida.

“Total, ¿¡qué más da!?… ¡esto ya no lo arregla ni Dios!”

Con estas palabras despedía la rueda de prensa, visiblemente afectado, el entrenador sportinguista. Una decisión muy polémica que está generando un acalorado debate entre la afición rojiblanca.

“¡¡Homenomejodas!! Los que teníen que rezar son los del otru equipu, ¡coño! Que en el Molinón… ¡ye más fácil puntuar que en un capítulo de Física o Química!”

“¡No hay derecho! Fueyo siente los colores más que nadie. En su parroquia, en vez de crucifijo, ¡tien una foto de Quini! Y a los guajes… ¡bautízalos con agua del Piles!

Curiosamente, quién sí aceptaba religiosamente la decisión del entrenador, era precisamente el papellán.

“La verdad, tengo que confesar que ye un aliviu fíos. Después de 20 años, ya taba cansáu de chupar banquillu. ¡Home! Ye duro que te convoquen cada domingo, pa después no tener minutos. ¿No te parez?”

Según pudo averiguar este medio, el ya ex-cura del Sporting podría poner rumbo a la Liga Profesional de los EEUU. Fueyo, rezaría las dos próximas temporadas con Los Angeles Galaxy, con posibilidad de una tercera en función de milagros y resultados.