La ya clásica cita del verano gijonés, tentrá hoy una importante y explosiva novedad. Por primera vez, la exhibición de las fuerzas aéreas españolas sobre el cielo asturiano, incluirá el bombardeo real sobre algunos de los ciudadanos asistentes.

El fuego, en todo momento controlado, únicamente caerá sobre distintos grupos de madrileños y “foiratos”, previamente identificados sobre la playa de San Lorenzo.

La pintoresca novedad en el Festival Aéreo de Gijón, muy criticada por toda la oposición, fue defendida con firmeza por la alcaldesa Carmen Moriyón.

“Estoy plenamente convencida de que el bombardeo con fuego real será un éxito entre los asturianos. Los niños gijoneses lo pasarán en grande escuchando los gritos y viendo las explosiones. Y por si esto fuera poco, tras el ataque, se crearán más de 100 puestos de trabajo gracias al “Plan Recopiles”.

La alcaldesa, se refería así a la cuadrilla de trabajadores que se encargarán de “recopilar” los miembros y cadáveres resultantes del bombardeo, que quedarán esparcidos por toda la playa de San Lorenzo.

(Basado en la idea original del arbeyu Ángel Gallota Carballo).