La imagen corre como la pólvora en las redes sociales. Esta mañana, una de las montañas más populares del Principado, experimentaba una singular transformación. Algo insólito. Un gigantesco ojo de fuego, aparecía de la nada coronando la emblemática cumbre del Picu Urriellu.

Según los expertos consultados, las nubes y las continuas lluvias y tormentas, en pleno verano, podrían ser el origen de inquietante descubrimiento. Los trabajadores del refugio de la montaña no recuerdan un caso similar, y aseguran estar sufriendo también algunos cambios desde la aparación del extraño fenómeno.

A ver… yo guapu, lo que se diz guapu, nunca fui. Aunque siempre tuve un aire a Arturo Fernández. Pero desde esta mañana… veome muy desmejoráu. Toy perdiendo pelo a puñáos y tengo la para como un tortu de picadillo. Y lo pero no ye eso… lo peor ye que tá entrándome una mala hostia de la Virgen. Tengo… como ganes de matar xente… ¡meyor que hoy no suba nadie porque puede haber más que palabres!

Nos comentaba, en una llamada telefónica, Tomás Fernández, guarda del refugio del Urriellu.

DOS PEQUEÑOS CAZURROS ENTRAN EN ASTURIAS POR EL PUERTO DE PAJARES

Paralelemante a estos hechos, pero en otro punto de Asturias, la guardia civil avistaba a dos extraños y pequeños hombrecillos entrando a pie por el puerto de Pajares. Tras darles el alto y solicitarles los papeles, ambos salían huyendo por lo que están ahora mismo en busca y captura.

Según pudo averiguar este medio, al menos uno de los fugitivos podría haber cometido un delito de robo, ya que portaba un gran anillo cuyo origen no supo explicar.

0 / 5 (0 votos)

Artículos Relacionados