El “SÍ” del líder del PP es la notica que ocupa hoy todas las portadas. Ayer, tras una rueda de prensa con cierta retranca, el presidente en funciones Mariano Rajoy aceptaba el encargo del Rey para tratar de formar un gobierno y presentarse a su posible investidura.

Pero lo que ningún medio, salvo el nuestro, se atreve a publicar es que el ofrecimiento de Felipe VI al candidato popular llegó únicamente tras descartar al que era su primera y verdadera opción: Manolín el gitano.

El entrañable vecino de la capital del Principado, visitó ayer El Palacio de la Zarzuela, y estuvo reunido con su majestad durante más de 40 minutos. El Rey, trato de convencer a Manolín de que él era el presidente que España necesita en estos momentos, ese candidato de consenso que garantizaría un SÍ rotundo en su investidura, un estadísta de altura que manejaría el timón de España con audacía y honradez.

Pero Manolín el Gitano declinó amablemente la oferta del monarca, y salió discretamente por la puerta trasera de Zarzuela. Un gesto que da buena cuenta de su grandeza política, ya que no quería quitarle protagonismo a Mariano Rajoy. Eso sí, antes de despedirse de Felipe VI, le hizo una pregunta a su majestad con su particular humor asturiano:

“Oye gallu, ¿y en qué esquina dices que pides tú, ho? ¡Cagonmimantu! ¡En esta casa hay más oro que en el cuellu del negru del equipo A!”