Se acaba el verano. Las vacaciones. Y encima hay que volver al trabajo, aunque si eres asturiano existen muchas posibilidades de que NO lo tengas. Estas son razones más que de sobra para que termines con una depresión postvacacional del tamaño de un cachopo. Tranquilo, vamos a ayudarte a superarlo con estos “sencillos” e imaginativos pasos:

Vete a currar en canoa:

Desempolva la piragua que tienes en el trastero y comienza el descenso por la “Y griega camino al curro”. Esto evocarate el SELLA y los momentos vividos de los cuales de la mitad ni te acuerdes por la moña que llevabes. No tengas miedo a parecer raro, esto hazlo un hípster suecu y todos empiecen a decir lo guai que ye. Además no contamina y lo que ahorres en gasolina junteslo pa oricios, que dentro de poco ye el tiempu.

Dúchate con sidra:

El agua quita la roña. La sidra también. Pero la sidra quita la sed y el agua no. No a un asturianu. Eso no lo inventamos nosotros, ta demostrao. Y eso únelo a los lametones que te vas a pegar según te estás duchando, como un pastor alemán! Con suerte pilles un calentón de la virgen y puntues con la moza/u. Además piensa que el agua escasea, mira como tan en ÁFRICA. Sin embargo sidra hay a pataes, en cualquier chigre que entres. Ahorrando agua tas ayudando al ecosistema. Aparte de folixeru, yes buen rapaz. Tieneslo todo. Menos depresión.

Métete en la sección de lámparas de ikea con cuatro de León:

Seguro que no lo sabíes pero acabes de crear un microespacio similar a BOÑAR o Valencia Don Juan. Ahora tas en el verano astur de cualquier prejubilao que se precie. Acompáñalo con expresiones como “el vecin también veranea aquí” o “esto pa la silicosis ye lo mejor” y de vez en cuando come morcilla y bebe vino. Opcional da-y una colleja a tontu el pueblo.

Dale una hostia al jefe:

Esto tiene una explicación psicológica muy reveladora. Al GOLPEAR al que es la autoridad en tu vida cotidiana, tu mente experimenta una calma y relajación similar a cuando te encuentras de vacaciones. Y encima desahogues, coño.

Pon moqueta en la casa:

Moqueta verde. Y una rumana con globos. Ahora prende fuego al sinfonier para que parezca una hoguera. Felicidades, acabes de crear la fiesta del CARMÍN 2.0 en tu casa. El relax llega a tu cuerpo al sentite como en una de les miles de fiestes de prau asturianes del verano. Ahora pilla una borrachera como un burro y vete a “pedirle el agua” a tu suegra.

Bola extra:

Compra pan rallado como para rebozar un cachopo grande, o sea de 2 toneladas. Espárcelo por el lavabo. Ahora abre los grifos de la bañera y deja que el agua fluya. Adórnalo todo con varios geranios. Lo conseguiste. Ya tienes la playa de GUPIYURI en tu casa. Eso y una caja sidra y quites la depresión postvacacional hasta el añu que viene.

4.67 / 5 (3 votos)

Artículos Relacionados