ATENCIÓN SPOILERS!!!! El último capítulo de Juego de Tronos desvelaba esta semana uno de los mayores secretos de la serie. La razón por la que Hodor, el entrañable cuidador de Bran Stark, perdía la capacidad de articular palabra.

Según pudimos ver en el citado episodio, un joven, aunque ya pipotín Hodor, quedó traumatizado al presenciar por primera vez una suculenta bandeja de tortos asturianos. “Tortooss… tooortooos… tooortoooos…” gritaba extasiado una y otra vez mientras engullía, antes de caer al suelo desmayado.