Acabamos de ver una serie muy prestosa. La serie llámase “Sotrondio Things”. No confundir con “Stranger Things” que ye la versión foriata. Esta ye mejor porque ye la original… ¡la versión asturiana, ho!

Ye una serie de fantasía, o como diz tu güela, de “fuerza fricción”. Una de eses que si la ves con la moza sabes que al día siguiente va tocate compra-y algo en el Zara.

Va de una pandilla de guajes que viven en Sotrondio en los años 80. Durante la serie, allí pasen coses más rares que ver al Marino de Luanco ganando la Champions League. No como en la vida real, que en la Cuenca Minera nunca pasa nada raro, pero nunca, nunca, ¿eh?, jeje.

La serie empieza con un encierru mineru en el Pozu Sotón. Una protesta pa abrir negociaciones con la patronal. Pero los probes mineros, piquen donde no debíen, y lo que abren ye una grieta a una dimensión cazurra por la que entren más bichos que en el plató de Sálvame Deluxe: felpeyos, cuelebres, yonkis y hasta murcianos sedientos de sidriña.

La pandilla de los guajes ye la típica asturiana. Pasen el día diciendo tacos, tirando piedres a los perros, jugando al fubolín y derrapando con la Derbi California. Aunque sueñen ser mayores pa poder ir a la discoteca Kaos y mete-y picu a una moza. Hay uno que parez negru porque el padre ye tan gochu como cariñosu, y cómelu a besos al llegar de trabayar. Hay otru que debe ir al logopeda de Javier Cárdenas, porque habla como si tuviera media docena casadielles en la boca.

Josín, uno de los guajes, desaparez sin dejar rastru na más empezar la serie. Y la madre, que ta más perjudicada que Massiel en el festival de la sidra de Nava, en vez de llamar a Lobatón compra unes luces en el economato y ponse a hablar con les paredes… ¡probe muyer!

Entós, aparecez una mocina de Blimea, Aurora, que ye más rara que un chinu cantando tonada. Habla menos que un mudu jugando al ajedrez, pero acéptenla en la pandilla porque la probe ye fía de padres yonkis. A veces… sangra pola nariz y todo.

Al final, Josín aparez con una resaca tan grande que queda tontu pa la siguiente temporada. Resulta que nun taba en otra dimensión ni nada, sino en la puerta de atrás de la discoteca Kaos. Porque el hermanu mayor, un artista de la Virgen, compro-y un cubalitro de vodka con naranja.

Damos-y una puntuación de 8 panoyes sobre 10. Pierde dos puntos porque los yonkis tienen tolos dientes y los guajes van en bici pero no lleven cheira mariposa, y eso en la cuenca minera no ye creíble. Pero tenéis que vela porque ye buena… ¡va prestavos pola vida!