El futuro líder de Podemos se decidirá finalmente en Asturias, concretamente en la legendaria discoteca Quattro de Avilés.

Tras la ajustada victoria, el 21 de diciembre, de Pablo Iglesias sobre Iñigo Errejón, el aún cabeza de lista de Podemos quiere reafirmar su papel dominante en el partido morado. Y para conseguirlo acaba de convocar un nuevo duelo con su principal rival, pero esta vez “sin asamblea ciudadana ni pollas”.

La intención de Iglesias es solucionar su crisis de liderazgo a la vieja usanza:

“a hostia limpia y tras jugar una partidas al duro con unos litros de kalimotxo”.

Por su parte Iñigo Errejón, acaba de confirmar su asistencia en su cuenta de Twitter, aunque no es partidario de las formas ni el lugar elegidos por Iglesias:

“Yo siembre fui más de “leches de pantera” en el Trastos, y unos bailes en la gogotera del Tik. Eso sí, como alguien le mirara el culo a la moza… ¡¡lo reventaba y lo tiraba al Piles!!”.