Es la noticia política del día. Pablo Iglesias e Irene Montero, acaban de adquirir un chalé de más de 600.000 euros en la sierra de Madrid. La exclusiva, tras ser publicada esta mañana por Ok Diario, corría como la pólvora en internet y RRSS.

La vivienda, localizada en una parcela de más de 2.300 metros cuadrados, y siempre según el citado portal, cuenta con piscina, amplio jardín, casa de invitados, sala de escraches, plató de televisión, zona okupa y un castillo hinchable para las visitas de Íñigo Errejón.

Durante el día de hoy, desde la publicación de la noticia, la supuesta nueva casa de los líderes de Podemos está siendo objeto de crítica y burla a partes iguales. Muchas voces ven falta de coherencia entre atacar con dureza al sistema capitalista, e hipotecarse en una casa de lujo situada en una de las zonas más privilegiadas de Madrid.

Por esta razón el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, acaba de hacer un comunicado con el que espera acallar las críticas y tranquilzar a su electorado:

“Buenas tardes. Tanto Irene, como yo mismo, y los gemelos que están en camino, somos conscientes de los privilegios que disfrutaremos en esta nueva casa. Por esa razón os pido, a todas y todos, que en estos duros momentos de pobreza, miseria y desigualdad, no nos dejéis caer en manos de la casta. Compañeras y compañeros, juntos, haremos frente a este enemigo. Juntos, venceremos a este sistema corrupto que nos quiere doblegar. Y juntos, compartiremos los gastos de los 540.000 euros de hipoteca a tipo fijo con una TAE al 3,69% y un TIN del 2,75% que la banca nos ha obligado a pedir. Gracias”.

Por su parte, Irene Montero ha insistido en referirse al préstamo bancario que compartirá con sus compañeros de partido como “hipoteco”. Ya que decir “hipoteca” en femenino atenta contra la igualdad de género, asociando esta pesada deuda que soportan millones de españoles a la figura de la mujer.