La Audiencia Provincial de Barcelona ha condenado a LEO MESSI y su padre a 21 meses de prisión. Al deportista, por defraudar 4,1 millones a Hacienda y al padre por llamarse de 2º nombre “HORACIO”. También por beber sidra sin escanciar.

 
Se les ha impuesto, además, el pago de sendas multas: 2 millones de euros al futbolista y 1,5 millones al papá. Los sentenciados se han descojonado: “LUEGO PAGO, QUE AHORA NO LLEVO SUELTO”, dijo Leo. Entonces ha sacado un billete de 500 euros, ha hecho una especie de canutillo y se lo ha metido por el culo. Luego lo ha tirado a los periodistas y éstos se han matado por el billete, momento que los argentinos han aprovechado para escapar.

EL JUICIO:

El argumento de la defensa de los Messi en el juicio fue que ellos eran profanos en la materia y solo se dedicaban “a contar les perres”. En palabras de Messi: “Y a partir de 10, que ya no puedo usar los dedos, me pierdo”. Culparon entonces de todo a sus asesores, Rajoy y MOURINHO. A la pregunta de que tenían que ver el presidente del gobierno y el entrenador portugués en esto, Messi dijo: “Seguro que algo hicieron”. El juez contestó: “Pues si”, lo que generó una gran ovación en la sala.

 
Los Messi preguntaron también por quién había presentado la denuncia contra ellos. Desde la Audiencia quisieron preservar el derecho a la intimidad del denunciante pero apuntaron que su nombre empezaba por “Floren” y acababa por “Tino. También que era presidente de un CLUB DE LA CIUDAD DE MADRID que no era ni el Atlético ni el Rayo Vallecano. Pero que no podían decir más.

 
De todas formas el tribunal no se creyó que los Messi no supieran nada. Así los magistrados concluyeron, usando un complicado lenguaje técnico de Derecho Penal, que “Uy uy uy algo ha pasado”. El fallo del juez, también usando una terminología técnica y compleja al alcance de muy pocos letrados, concluyó: “BOTA BOTA Y EN TU CULO EXPLOTA”. Si, ese es el nivel de la Justicia en España. Pensad en Bárcenas.

 
Se espera la respuesta de la familia, que emitirá un comunicado en el que explicará los pasos a seguir a partir de ahora, pero básicamente la estrategia que manejan es pagar la multa, sobornar al juez y todo con el dinero que le van a “sablar” al Barsa en la próxima renovación del astro argentino. Como dijo el padre: “TATOPAGO, GALLU”.