Por fin llegó el ansiáu episodiu que recrea la batalla que se monta, añu tras añu, en el prau del Carmín de la Pola. Una lluvia de trozos de empanada, croquetes, tortilla y hasta botelles de sidra que, como siempre, acabó peor que un vuelu trasnoceánicu de Melendi.

¿Y quién empieza siempre esta batalla sin sentíu ninguno? Obvio: dos babayos. Uno del llagar Bolton y otru del llagar Stark.

Pero contemos los hechos tal y como se relaten en el capítulu: Xuanín Stark taba tan contentu apurando les última cajes de sidra antes de tirar pa les calles de Pola, pa pedir el agua. Los de la su pandilla iben más enfiláos que Massiel en el festival de la sidra de Nava. Esti añu, habíen lleváo hasta un maizón de 6 metros que hacía espalmar la sidra como Dios.

CULETE GIGANTE

Al otru extremu del prau, Ramiro Bolton además de enfiláu, taba caliente y de mala hostia, porque Sarina Stark acababa de hace-y la cobra. Y pa vengase, coge al hermanu pequeñu de la moza, da-y 5 euros y mándalu a comprar un globu de la Patrulla Canina. El guaje sal corriendo más contentu que un madrileñu con un escanciador elléctricu, pero todo ye una trampa. Cuando ta a mitad de camino Ramiro tira-y un corchu de sidra, con tan mala folla, que déjalu más tiesu que la cartera de un pensionista el día 30.

Entonces Xuanín Stark al ver al guaje mancase, en vez de arreglar les coses con como un paisanu, a hosties, toma una dramática decisión. Garra un trozu de empanada del tamañu de Carreño y lánzalu desde la otra punta del prau.

GARRAIME

Y así comenzó “LA BATALLA DE LOS BABAYOS”, pa muchos espectadores de la serie, el meyor episodiu de su historia . Y ye que hay que reconocelo, la épica engarrada entre los Bolton y los Stark, fue filmada con tal realismu que casi podemos oler la sidra, la hierba y la tortilla desde el salón de casa. Nosotros al menos, tamos tovía limpiando el sofá de verdín.