La capital del principado amanecía hoy con una lamentable muestra de vandalismo callejero. Una imagen que no deja a nadie indiferente.

La estatua de Mafalda, situada en el Campo de San Francisco, había sido arrancada de su emplazamiento original y situada junto a la de Woody Allen de la calle Milicias Nacionales. Pero la “gamberrada” no quedaba ahí. Además, el famoso y querido personaje del Premio Princesa de Asturias Quino, era “adornado” con un tocado nupcial y un ramo de rosas blancas.

Los vecinos y transeuntes están escandalizados. Desde el consistorio de la ciudad, diferentes grupos políticos han condenado la acción. Mientras que desde la “Plataforma Feminista de Asturias”, no descartan que haya sido la propia estatua de Woody Allen la que haya perpetrado esta deplorable acción.

Cabe señalar, que esta misma plataforma, llevan semanas pidiendo la retirada de la estatua del director, y Premio Princesa de Asturias de las Artes, por las recientes acusaciones de su hija Dylan Farrow.