La Infanta Cristina, tras conocer la sentencia del “Caso Nóos”, vuelve a dar muestras de su intachable ejemplaridad. Y lejos de celebrar su propia absolución o de consolar a su marido, Iñaki Urdangarín, sus primeras palabras fueron para aliviar a todos los españoles.

La Infanta, a pesar de vivir en Suiza, se mostró muy preocupada por la economía de su país. Y por esa razón, daba una rueda de prensa para mandar un valioso mensaje a la ciudadanía.

“Lo de la multa, hacedme el favor de pagármela rápido, ¿vale? En serio, no tardéis mucho porque si no la broma nos va a costar el doble. A ver si pensamos un poquito en España, que la cosa no está pa tirar cohetes”.

5 / 5 (1 votos)

Artículos Relacionados