XURDE EXPÓSITO, un gijonés de 42 años, se personó ayer ante los juzgados para poner la correspondiente denuncia por insultos y vejaciones sufridas en el ámbito de su hogar.

Según relató Xurde, dando un paseo por la playa se acercó hasta la FERIA DE MUESTRAS. No tenía entrada por la que adquirió una en taquilla, previo pago de los pertinentes 4 euros. Xurde se dio una vuelta de una hora por el lugar, tomó un helado y se fue. Al llegar a casa esto fue lo que sucedió:

MUJER: ¿Pero como que estuviste en la feria? ¿Y la entrada?

XURDE: Pues la compré allí, cari… ¿por?

MUJER: ¿¿¿Cómo??? ¿Tú estás loco?

SUEGRO: Esti mozu ye “sunormal”. Ya te lo dije yo que no te casaras…

XURDE: ¿Pero qué pasa?

MUJER: ¿Y cuánto te costó? Xurde, dime la verdad…

XURDE: 4 euros…

MUJER: ¿¿¿4 euros???

SUEGRO: ¿Pagasti de verdad 4 euros? ¿Pagasti?

XURDE: ¿Pero qué pasa?

MUJER: Papa, no ves que no tien amigos… ¡no hubo nadie que le regalara la entrada!

SUEGRO: ¡Pagasti la entrada! ¡eso no lo fae un paisano asturianu!

MUJER: Comeríes un bocadillo de calamares polo menos…

XURDE: No. Tomé un aquarius.

SUEGRO: Tu yes maricón.

MUJER: Ay, que disgusto…

SUEGRO: ¿Y la gorra cajastur?

XURDE: ¿Gorra?

MUJER: ¡Papa! Que no trajo gorra tampoco…

SUEGRO: ¡Eso en casa un prejubilau ye un insultu! Marcha que te arreviento…

Después de esta desagradable disputa, Xurde abandonó el hogar conyugal, no se sabe si obligado o por decisión propia. Se espera que este sea un hecho aislado y la feria de Muestras sirva para unir y no separar familias.