1 La cabeza de unicornio. Entre los grandes ventanales, sobre la pared de la estancia, se encuentra expuesta una cabeza de unicornio. Un antiguo trofeo del Rey emérito Juan Carlos I que Felipe VI “no aprueba”, pero que aún no ha encontrado tiempo para quitar.

2 La princesa ausente. La pequeña de la familia, Sofía de Borbón, es una doble en realidad. Su cara fue sustituida digitalmente. La verdadera princesa, el día de la fotografía, se encontraba estudiando chino mandarín, física cuántica y el Mito de la Caverna de Platón, para ser la “segunda en la línea de sucesión al trono mejor preparada de la historia”.

3 Las lentejas “con chorizo”. El verdadero menú de la familia real era aún más humilde del que se ve en la fotografía. En realidad, comen lentejas sin más condimentos. El Rey pidió añadir con Photoshop “el chorizo” para hacerle un guiño a su hermana y a su cuñado Iñaqui Urdangarin.

4 Las “miradas monárquicas”. El Rey y la Princesa Leonor, próxima heredera al trono de España, parecen cruzar sus miradas con una gran complicidad. Pero, en realidad, están vigilando el reino con el rabillo del ojo. Leonor mira con la sonrisa forzada hacia Cataluña. Mientras que su padre controla el estado del País Vasco porque piensa que “están muy callados con toda esta movida”.

5 La cubertería. La cubertería que usa la familia real en su día a día es una Förnuft de Ikea. Pero en esta ocasión, para simbolizar una imagen de la prosperidad económica española, la sustituyeron por una más digna y opulenta.

6 El agua. Totalmente solidarizada con la sequía que sufre su reino, la Familia Real Española no bebe agua desde hace meses. En un impresionante gesto de apoyo a su pueblo, en el Palacio de la Zarzuela comen “a palo seco”.

7 La reina. Aquí no hay ningún error ni retoque fotográfico. Esa es exactamente la cara que pone la reina Letizia al ver un plato lleno de lentejas. Pedimos disculpas… pensamos que con el número 7 el artículo quedaría más redondo.