Este es, sin duda, un trabajo harto complicado y que ha consistido en recopilar durante varios siglos los cagamentos más empleados en Asturias desde que ADÁN comió la manzana en el Paraíso y exclamó: “Cagon mi madre, vaya la que lie…”. El encargo pasó de generación en generación y finalmente, Cundi Antuña, famoso guisandero y faltosu de chigre a tiempo parcial, generó una especie de ránking con los más míticos y usados y que en AL PLATU VENDRÁS hemos recogido de menor a mayor intensidad:

CAGON MI MANTU. (5/10). Cagamento suave. Incluido en conversaciones donde se muestre sorpresa o sopor. También puede preceder a insultos mayores. Por regla general, se coloca antes de un “Cagon mi madre” para ir avisando. No debe temerse ningún conato de violencia al ser escuchado. A no ser que lo que persiga precisamente sea que te confíes y entonces te caiga un guantazo de 7.6 grados en la Escala Ritcher. Una HOSTIA, vamos.

CAGON LA MAR. (5/10). Cagamento suave. Variación del anterior. Debe su origen a un marinero de Luarca que adaptó el “Cagon mi mantu” mientras cogía parrocha. No debe temerse ningún conato de violencia al ser escuchado. O sí. Yo que sé, fiu. Por si acaso haz un seguro de vida.

CAGON LES PITES COLORAES. (6/10). Cagamento suave/medio. Es un cagamento que denota asturianía por los cuatro costados. Igual muestra enfado que desconcierto. En todo caso no debe temerse ningún conato de violencia al ser escuchado. O sí. Lleva cascu y escudo, seguro que nun te sobren.

CAGON LES PITES DE GRAO. (6/10). Cagamento suave/medio. Variación del anterior. Cagamento geográficamente más concreto. Se dice que les pites de Grao ya presentaron una queja formal y el insulto está recurrido ante la Justicia Ordinaria, pero el juez al leer la denuncia exclamó: “Cagon les pites de Grao, ¿Qué pijada ye esta?”. Y archivó el caso. No debe temerse conato de violencia al ser escuchado, incluso puede ser un saludo. Pero por si acaso, tápate la cara con les manes. Puedes llevales.

CAGON ROS. Cagamento medio. (7/10). Denota sorpresa negativa o enfado menor. Importante analizar el tono en el que el cagamento es proferido. Puede temerse conato de violencia y se recomienda encarecidamente vigilar el lenguaje corporal del que vierte el “Cagon ros” para no acabar con los dientes en una bolsa patatites. Si el entorno es un chigre astur puede pronosticar tormenta de hostias. O una partida al tute.

CAGON MI MADRE. (10/10). El CAGAMENTO ESTRELLA. Sirve para todo, de hecho según el libro de estilo del Asturiano es de uso obligatorio de 2 a 3 veces por día. De no cumplirse este axioma, el Principado se reserva el derecho a anular tu pensión o subsidio del paro, que seguro que uno de los dos cobres. Debe su origen a una leyenda según la cual los asturianos queremos tanto a nuestra madre que nos acordamos de ella hasta cuando blasfemamos. Importante: recuerda no usar esti cagamentu delante suyo porque te arremanga un zapatillazu que apareces en Helsinki. Puede temerse conato de violencia o que acabes bailando el xiringüelu con 4 paisanos mientras te inviten a un culín.

0 / 5 (0 votos)

Artículos Relacionados