El pasado fin de semana, en la avenida del Llano de Gijón, se pudo presenciar una surrealista imagen que sorprendía a propios y extraños. La de un “pasajero”, transportado por un taxi, pero no precisamente en el asiento del copiloto… ¡sino por fuera del vehículo!

Los hechos ocurrían a la altura del centro comercial Los Fresnos (“El Carrefour” para los millennials, y “El Pryca” para los que ya vamos teniendo una edad).

La secuencia, fue capturada con el teléfono móvil de un conductor que circulaba tras el citado taxi. En el vídeo, se puede observar al singular “cliente” agarrándose con fuerza a la ventanilla del coche que, en ningún momento, hace ningún intento por detener su singular “carrera”.

Los transeúntes que presenciaban la escena, no daban crédito de lo que veían sus ojos. Pero uno de ellos, con el que pudo hablar este medio, nos reproducía la conversación que según él originaba el incidente:

CLIENTE: Buenes noches, ¿tá libre jefe?

TAXISTA: No. ¡Toy en güelga! ¡Lo de les VCT ye una vergüenza, chico! ¡¡No hay derecho a lo que nos tan haciendo!! ¿¡Oiste!?

CLIENTE: ¿¡No me lleves!? ¡Calla, ho! ¿Entós que haces con la luz puesta?

TAXISTA: Ye que toy faciendo guardia, toy de retén… por si hay una emergencia o algo.

CLIENTE: Pues a mi, si no llego a casa pronto…¡mi madre mátame! Y además, toy cagándome vivu… ¿Parezte poca emergencia? Llévame, haz el favor, ho.

TAXISTA: ¡Que no!… No insistas que no te llevo. ¡Toy solo pa los servicios mínimos!

CLIENTE: Pues lo mínimo que te puedo meter en el taxi ye la cabeza y les manos. Yo creo que si me sujeto fuerte pues llévame sin problema.

TAXISTA: Bueno anda… ¡engánchate ahí guaje! Así yo, técnicamente, sigo de güelga, y tu llegues a casa. Pa que luego digan, ¿¡oiste!? Esti serviciu no te lu dan en el Carbifys esi.

CLIENTE: ¡Gracies grande!