Marcos Pablo Emilio Escobar Gaviria, también conocido como “el fiu Conchita” es un reconocido traficante de sidra y pinchos, fundador del Cartel de Nava.

Nacido de una familia de gaiteros, Escobar demostró habilidad para el negocio de la sidra desde muy pequeño. Inició su vida delictiva a finales de los ochenta en el contrabando de cromos de la liga y a comienzos de la década de los noventa se involucró en la producción y comercialización de sidra, oricios y pinchos de jamón.


Escobar fundó el Cártel de Nava y monopolizó el negocio controlando más del 80% de las espichas y el 75% de les fiestes de prau. Durante esta década logró consolidar su imperio, convirtiéndose en el hombre más poderoso de Asturias después de Juanele y Gabino de Lorenzo. Para excusar su enorme capital, Escobar trató de pulir su imagen fundando la orquesta Assia y produciendo Pieces en TPA.

Para la década del 2000, comenzó una guerra contra los cárteles de Euskadi, Cantabria y Andorra. Tras sendos intentos de negociación, secuestros y hosties como panes, todos los cárteles llegaron al acuerdo de matar a los andorranos porque no pintaban nada en esto de la sidra.

Marcos Escobar financió una extensa red de camareros fieles a su mando, que echaban culinos enormes a personalidades clave hasta moñalos como burros y llevalos a Casa Copo donde los fotografiaban con un Iphone. También perpetró actos terroristas indiscriminados como cambiar el jamón del cachopo por mortadela. Incluso llegó a usar coches bomba pero en comparación con lo de la mortadela eso no ye nada. Finalmente fue responsable de feroces enfrentamientos contra el Cartel de León y el restaurante La Chabola en Cangas de Narcea, que osaban afirmar que el vino ye mejor que la sidra.

Después del tercer disco de Melendi, Escobar decidió someterse a la justicia con la condición de ser recluido en La feria de Muestras. Tras demostrarse que seguía delinquiendo y se había hecho con el control de la venta de los bocadillos de calamares, el Gobierno quiso capturarlo pero Escobar se dio a la fuga huyendo por el hórreo del pueblo de Asturias, lo que significó uno de los episodios más vergonzosos para el gobierno del Principado junto con la Variante de Pajares.


Tras su escape, la Justicia asturiana conformó el denominado Oviedo A.C.F para recapturarlo capitaneado por el lobo Carrasco y Sandoval alias “el parrillero” por lo que tras diecisiete meses de intenso rastreo, Marcos pactó entregarse. Pero entonces fue tiroteado a traición en el tejado de una casa de Ventanielles. 17 balas volaron dirección al cuerpo de Marcos pero como llevaba una moña como un burro y se tambaleaba, esquivó 16. La otra fue a impactar en…

FIN DE LA PRIMERA PARTE.
CONTINUARÁ.

0 / 5 (0 votos)

Artículos Relacionados