El abanderado español, Rafa Nadal, acaba de terminar con victoria el segundo partido de su maratoniana jornada en los JJOO de Río.

Tras pasar a octavos en el cuadro de individuales, el de Manacor se asegura ahora una medalla de plata en el de dobles másculinos junto a Marc López. Y en tan solo unas horas,  jugará con Garbiñe Muguruza una nueva ronda de los dobles mixtos.

Pero la fortaleza física del de Manocor parece no conocer límites. Durante el partido de dobles, en uno de los descansos, Nadal recibía el whatsapp de un amigo preguntándole si le echaba una mano con su mudanza.

Tras un primer gesto de duda, y secarse el sudor de la frente y los brazos, el mejor depotista español de la historia respondía con un escueto “Ok”, seguido de unos pulgares hacia arriba.

4.75 / 5 (4 votos)

Artículos Relacionados