La mala suerte se ceba una vez más con el tenista español. Si hace cuatro años, en Londres, Rafa renunciaba a ser el abanderado de la delegación española por otra inoportuna lesión. Esta madrugada, en Río, el destino fue aún más cruel con el de Manacor. Un esguince en su prodigiosa muñeca izquierda, mientras sostenía la bandera española, le hace decir adiós a los JJOO en la mismísima ceremonia inaugural.

Al parecer, Rafa había dormido poco y estaba seriamente afectado por el jet lag. Pero eufórico, disfrutaba como un niño de la ceremonia cuando algo realmente extraño sucedió.

Al otro extremo del estadio olímpico, el español distinguía la figura de su bestia negra, el serbio Novak Djokovic. Y a continuación, instintivamente, Nadal miraba a la grada buscando las instrucciones de su tío Toni. Entonces, su entrenador se tacaba ligeramente la gorra con la mano izquierda y acto seguido tuvo lugar “el incidente”.

Rafa, totalmente desorientado, interpretaba el gesto de su tío como una clara indicación de que tenía que golpear más profundo y cruzado. Así que cogió con firmeza la bandera, y ejecutó con ella un revés a dos manos que se llevó por delante a dos tercios de la delegación española. El peso de la bandera, muy superior al de su raqueta, más el golpe posterior, produjo la desafortunada lesión de muñeca.

Mireia Belmonte y Javier Hernanz, heridos durante el incidente.

Por si fuera poco la pérdida del abanderado español, hasta 20 deportistas más resultaron implicados en la desafortunada acción. Especialmente dos de ellos: la nadadora, y principal opción de medalla para España, Mireia Belmonte y el piragüista asturiano Javier Hernánz.

ojo

En la imagen superior podemos ver el estado en que quedó el ojo de la nadadora. Según contaba ella misma en su cuenta de Twitter, el golpe podría haber sido mucho peor. Pero su acompañante, el piragüista asturiano, no dudo en protegerla llevándose él la peor parte.

4.33 / 5 (3 votos)

Artículos Relacionados