La resolución del Tribunal Supremo sobre el IAJD de las hipotecas parece haber marcado un punto de inflexión en el gobierno de Pedro Sánchez. El presidente está “fiscalmente desatado”. Tras aprobar, esta misma mañana, un real decreto ley para que sean los bancos y no los compradores de una vivienda quienes asuman el pago del Impuesto de Actos Jurídicos Documentados (IAJD), Sánchez dio una nueva alegría a los ciudadanos con un segundo real decreto. El peaje del Huerna, desde el próximo lunes, será abonado por el sector bancario y no por los conductores de los vehículos como se hacía hasta ahora.

Así lo anunciaba, esta tarde, en su primera comparecencia pública tras su reunión con el consejo de ministros:

“Ningún asturiano volverá a pagar por entrar o salir de la tierrina. Libraremos a los ciudadanos de un peaje tan injusto que durante años y años ha diezmando el bolsillo de las familias del Principado…

A continuación, y cuando pensaba que los micrófonos ya estaban cerrado, los medios de comunicación presentes pudieron seguir escuchando las palabras del líder socialista.

¿¡Cómo no se me ocurrió esto antes!? Voy a tener que hablar en serio con Javier Fernández… Está apagado el micro, ¿no? Oye… esto no se oye ya, ¿no? Vale, vel, ok… esta toma es la buena… ¿hacemos otra?. A mi no me importa repetirla. Mira, mira, allí parece que hay mejor luz”.

Además, el presidente del gobierno, prometió abolir la ley de la caleya, regalar sidra gratis para todos, un chalé en Perlora  para cada asturiano y volver a suprimir el precio de las bolsas de plástico del Alimerka y el MasyMas.