Nunca sabes que pueden depararte las redes sociales y más si tienes secretos que esconder. Eso es lo que le pasó a COVADONGA ECHEVARRÍA, una avilesina que publicó una foto en Facebook… ¡PERO EN EL DE SU MARIDO!

Covadonga compartía portátil con su pareja y cometió el error por descuido. Pero… ¿quién era entonces el receptor de la foto? ¿A quién se la enviaba? De inmediato los comentarios en las redes se multiplicaron: “calentuca”, “pantalonera”, “cuelga otra, fia”. Su marido entonces alertado empezó a investigar si le estaba siendo infiel. El odio le corroía, su indignación crecía por momentos… hasta que descubrió que la supuesta amante de su mujer era OTRA MUJER. En concreto, una ucraniana de 22 años, que podía pasar por la hermana gemela de IRINA SHAYK  y que, según se veía en la foto de su perfil, llevaba un seductor pañuelo rosa al cuello. Pedro Luis Cifuentes estaba como los bancos, no daba crédito.

Y es que la relación con su esposa había sido desde el principio muy extraña. Pedro Luis era un mierense de 56 años, cabrero y medalla de oro en “cuerpo escombros”. Se había presentado a un concurso de feos y lo habían descalificado por profesional. Pero Pedro Luis era rico. Mucho. Tenía tierras y perres a aburrir y cuando se casó con Covadonga, 24 años y reina de las fiestas de su pueblo, al todo el mundo le sonó muy extraño. Aunque más extraño era que en 3 años de matrimonio… ¡no habían mantenido relaciones sexuales con ella!

De noche, la discusión entre ambos fue tremenda. Covadonga le echaba en cara que no la tocaba, a lo que él respondió: “Coño, ¡nun te dejes!”. Covadonga rompió a llorar: “Solo llevamos 3 años casados y ya me quieres mancillar, no me respetas”. Pedro Luis no sabía qué hacer, aunque el hecho de que sus cabras le guiñaran un ojo le volvía loco. “joder, ¡que me ven los cuernos, Cova!”. “¡Calla, bobu, eso ye un tic!”.

Pedro Luis, finalmente, sacó fuerzas de flaqueza. Respiró profundamente. Rezó a todos los santos. Y se atrevió a decir lo que pensaba desde hacía tiempo, uno de sus anhelos más ocultos: “Cova…” dijo, mientras volvió a tragar saliva aunque con los testículos a la altura de la garganta era difícil. “Esto solo se arregla si nos acostamos tú, yo… y tu amiga”. Tembloroso, cerró los ojos y adoptó la posición fetal esperando un bofetón de Covadonga. Pero contra todo pronóstico ella aceptó.

Pedro Luis daba palmas con los orejas. Y no era la única parte de su cuerpo que las daba. ¡Al fin iba a mojar el churru, meter picu, arrimar cebolleta! Se puso el traje de los domingos, se despidió de sus cabras a las que ya no iba a “amar” más y fue al lío. Y el lío era nada más y nada menos que su mujer de 24 años reina de las fiestas de su pueblo y esa ucraniana de 22 años, que podía pasar por la hermana gemela de IRINA SHAYK y con un seductor pañuelo rosa al cuello.

Pedro Luis misteriosamente desapareció durante semanas hasta que volvió a dejarse ver. Caminaba raro. Pedro Luis lloraba un poco, sufría, pero al menos Pedro Luis aprendió 2 cosas: 1) Que los sueños sueños son. 2) Nunca te fíes de una ucraniana que se parece a Irina Shayk con un seductor pañuelo rosa al cuello. Porque ese seductor pañuelo rosa al cuello puede esconder una nuez de tamaño desproporcionado. Y eso es un huevo kínder, una chica con “sorpresa”.

Pedro Luis caminaba raro….