La Guardia Civil ha rescatado ayer por la tarde a un tronista de Mujeres Hombres y Viceversa que había entrado por error a La Casa del Libro. “¡Aquello era Matrix!” Eso fueron las primeras palabras de Borja Santos, tronista ocasional de Mujeres Hombres y Viceversa y gilipollas a tiempo completo.



Borja, o “cacho carne con ojos que no hace más que suspender y robarle a tu padre, cabrón”, que es como le llama su familia, fue rescatado de La Casa del Libro de Gran Vía adonde había entrado a comprar gomina. Borja penetró con la única preocupación de comprar gel fijador efecto mojado. Eso y que el precio fuera un número bajo para que a la hora de pagar no tener que contar con los dedos. Pero entonces sucedió lo insólito: Borja se vio rodeado de una especie de cajas rectangulares con hojas y que la gente llamaba “libros”.


Atraído por la curiosidad, cogió uno de ellos para comprobar que estaban llenos de garabatos. Garabatos ininteligibles y que la gente denominaba “letras”. Parece ser que al juntarlas surgían palabras con significado y frases pero para ese momento Borja yacía en el suelo víctima de fuertes convulsiones. Ahora su pronóstico es reservado aunque se mantiene estable. De momento se le ha suministrado El Hola y música de Juan Magán y parece que ya evidencia signos de mejora.