Esta tarde dará comienzo la investidura del presidente en funciones, y ganador de las elecciones, Mariano Rajoy. Un proceso que se prolongará hasta el viernes 2 de septiembre, y del que se escribirán ríos de tinta durante los próximos días.

Todos los medios están volcados en cubrir el trascendental proceso institucional. Pero solo nosotros, APV, somos los únicos en disposición de revelar cuál será la postura definitiva del PSOE y el resto de fuerzas políticas durante la investidura.

Como todo el mundo sabe el PSOE, liderado por Pedro Sánchez, votará NO a Rajoy esta tarde. Pero la pregunta que todo el mundo se hace es… ¿qué pasará el viernes en la segunda y última sesión? Estas serán las posturas de cada uno de los partidos tras el viernes 2 de septiembre:


PSOE

Para sorpresa de todos, el PSOE cambiará su signo y dirá “SÍ” a Rajoy en la segunda votación. “¡SÍ, por los cojones!”. De hecho, Pedro Sánchez tiene previsto votar en el hemiciclo con la punta de su miembro viril, mientras se sostiene los testículos y grita:

“¡¡Ni varones ni hostias!! ¡Yo soy el líder del partido! ¡¡Y aquí
mandan mis socialistas cojones!!”


UNIDOS PODEMOS

Nada más ver la postura del PSOE, pero después de que su líder se guarde las partes nobles, Pablo Iglesias le tenderá su mano a Sánchez. Su plan maestro es unir fuerzas para crear el SUP (Socialistas Unidos Podemos), porque solo así podrán seguir plantando cara a la derecha, en unas terceras elecciones, mientras continúa su sangría de votos.


CIUDADANOS

Ante semejante panorama Albert Rivera, líder de Ciudadanos, llorará y se hará el ofendido durante no menos de 20 minutos. Unas horas después convocará a los medios para dar una rueda de prensa en la que lamentará “haber vuelto a perder el tiempo con sus acercamientos”. Rivera no quiere ser “la chica que todos se llevan al huerto pero con la que nadie pasa por el altar”, así que dejará muy clara su postura para las terceras elecciones:

“No estamos en política para perder más el tiempo. Dejaremos ya firmados los documentos del próximo pacto de gobierno con una casilla en blanco para que la rellene el ganador de las elecciones. Nos importa muy poco que este sea Sánchez, Rajoy, Paquirrín o el puto Bob Esponja”


PARTIDO POPULAR

El presidente en funciones, Mariano Rajoy, será el mayor perjudicado tras su fallida investidura. Quedará tan afectado que dejará pasar un par de meses, y unas nuevas vacaciones en Sanxenxo, hasta dar sus primeras declaraciones. Pero en ellas, recuperará la ilusión perdida y prometerá redoblar esfuerzos de cara a la siguiente cita electoral.

“No será tarea fácil, pero haremos todo lo posible por seguir sacando casos de corrupción para no perder esta tendencia alcista en las urnas”.

Eso sí, Rajoy lamentará que mientras el gobierno siga en funciones, carece de autoridad para hacer las reformas necesarias que recuperen “la senda de la corrupción”. No obstante, si fuera necesario, está dispuesto a sacrificarse haciendo él mismo el “trabajo sucio”

“Si no me dejan otra salida, yo mismo me presentaré en el Banco de España para llevarme unos cuantos millones a punta de pistola. Estoy más que dispuesto a sacrificarme por mi partido y mi país, para acabar con este desgobierno”.