Desde que llegara a la Casa Blanca, en enero de 2017, en nuevo presidente de los EEUU no deja de sorprender al mundo con sus polémicas declaraciones.

Y la de ayer, podría significar un giro de 180 grados en la política internacional de la administración Trump. En la tarde de ayer, el presidente americano usaba su cuenta de Twitter para anunciar un radical cambio de postura en la construcción de su polémico muro con México.

“¡¡Será por perres!! Vale, el muro no lu paguen ellos… ¡págolu yo! Pero después… ¡paso la tarjetita de Alimerka! ¡¿oyisti!? La policía no ye boba fíos.”

El multimillonario empresario, y nuevo “líder del mundo libre”, asegura ahora estar dispuesto a pagar el muro de su bolsillo. Eso sí, lo que no piensa hacer es desaprovechar las múltiples ventajas de la tarjeta de fidelización del supermercado asturiano.
Según pudo averiguar este medio, con la compra del muro no sería la primera vez que Trump usaría la tarjeta de Alimerka para una operación de semejante calado. Ya en 2012, el magnate inmobiliario pagó las obras de la construcción de uno de sus hoteles pasando el “plástico” del supermercado asturiano. Entonces, gracias a los puntos acumulados, obtuvo un vale de 6 € en próximas compras, un paquete de galletas chiquilín y un pollo entero en la sección de carnicería.

Por su parte, el líder de Korea del Norte, Kim Jong-un, aprovechó el anuncio de Trump para criticar dúramente al que considera su principal enemigo internacional.

“¡Hay que ser boborolo pa comprar en Alimerka! Yo compro siempre, de tola vida, en el Más y más. El otru día, compré dos misiles nucleares y regaláronme el terceru. Mira lo que te digo faltosu… si esti finde de semana pierde el Sporting y me caliento… ¡igual te mando uno pa que lu pruebes!”