Podría ser el récord mundial entre los conductores ebrios. Los médicos consideran que con 3 gr/l se pierde el conocimiento pero a este asturiano de 42 años lo encontraron con 4,8 gr/l cantando canciones de EL FARY y hablando con 3 amigos imaginarios.

Y es que a todos nos sorprendía la información que publicaba esta semana el diario galo SudOuets sobre un conductor vasco que dio 4,75 gramos por litro de sangre y que no sabía a donde iba. Fue incapaz de soplar y le llevaron directamente a un hospital. Parece entonces que RUBÉN SAMPEDRO ANTUÑA, natural de Blimea, leyó la noticia y decidió superar la dudosa “hazaña”.

Según nos relatan sus amistades, Rubén empezó a obsesionarse con batir este record. La cercanía de los JUEGOS OLÍMPICOS y el inminente inicio de la Liga de fútbol acrecentó sus ansias, lo que le hizo recorrerse todos los bares de la Cuenca Minera y beberse hasta el agua de los floreros. DOS VECES. Según la policía, habría podido consumir el equivalente a tres “arriondas-Ribadesella-Xiringüelu”.

Rubén fue interceptado en la autopista “Y” por una patrulla de policía dirección Blimea-Gijón y a la altura de esa cosa amarilla con ondulaciones y que ni cristo sabe que es. Se dirigía a la SEMANA GRANDE y al comprobar el estado del asturiano, la policía procedió a hacerle el control de alcoholemia. Primero prendieron varias cerillas para esterilizar la zona. Se produjo entonces una violenta deflagración que quemó las cejas de uno de los agentes. Luego le entregaron el alcoholímetro temiendo que no fuera capaz de soplar. Pero Rubén no solo sopló sino que incluso interpretó La Cabalgata de las Valkirias, de Richard Wagner.

La policía trasladó entonces al conductor hasta el HUCA donde se le realizó un análisis de sangre revelando un resultado de 4,8 gramos que batía el récord del vasco. Rubén impugnó el resultado y se le realizaron unos contranálisis, que no dejaron lugar a la duda. Si, eran 4,8 gramos pero no de alcohol en sangre… ¡¡SINO DE SANGRE EN EL ALCOHOL!!

Rubén tendrá que presentarse en el Tribunal Penal de Laviana en octubre para declarar. Se le ha retirado el carné de conducir y el de la biblioteca. Este último lo tenía caducado. Además le han dado dos hostias por mongol. Los responsables judiciales esperan que aprenda la lección y entienda que CONDUCIR EBRIO ES UN PELIGRO. Aunque seas asturiano.