Regístrate
Se enviará la contraseña a tu correo electrónico.

Jose Aurelio Muñiz Peón, natural de Campomanes, pasó ayer su primera noche en la cárcel de Villabona tras ser condenado por el terrible suceso.

Según revelaba el levantamiento del secreto de sumario, el asesino múltiple culpó a su mujer durante el juicio. Jose Aurelio contó en la sala que había pasado, junto a su esposa, el último mes en Benidorm.

“Allí era todo muy guapo. La muyer pasaba el día en la playa y yo básicamente miraba les moces, dormía la siesta y echaba la partida. Hay sidreríes y todo, y a veces por la noche ibemos al hotel Baly a escuchar a Niti Colsa. ¡Un fenómeno! ¡¡¡Aquello ye lo máximo chico!!!

Pero claro, fue volver pa casa… ¡y el cielo más negru que el futuru de Casillas en la Selección! ¡¡Y la muyer púsome la cabeza como un bombo, coño!! Qué si vaya bien que tabemos en Benidorm, que si aquí ta siempre nublao, que si tenemos que comprar un apartamento pa ir tol verano…”

Las semanas y los meses pasaban pero el sol no llegaba, y la paciencia de Jose Aurelio ante la insistencia de su mujer se iba agotando.

“¡¡Aquello no había Dios que lo aguante!! ¡¡La muyer taba volviéndome llocu con el putu mal tiempu de los coyones!! Pero entonces, un día en el chigre, vilo claro. Taba termiando la primera caja sidra, viendo el canal Historia, y díjeme… ¡ya está! ¡¡voy facer como los “mantecas” estos mejicanos!!”

LAS CINCO VIRGENES CAZURRAS, VÍCTIMAS INOCENTES DE UNA TRAGEDIA

Jose Aurelio, preso del alcohol y la locura, condujo hasta Valdevimbre, encontró a sus víctimas, y cometió el macabro ritual meteorológico.

Hoy, meses después, ante la pregunta de si se arrepiente de lo sucedido su respuesta sigue dejándonos helados.

“Bueno… por un lado toy contentu, porque ahora sí que perdí de vista a la muyer. Pero por otru, piénsolo y salí perdiendo. Porque por un domingo de sol… voy pasar 40 años a la sombra”.

NOTA ACLARATORIA: en realidad ni eran vírgenes, ni cazurras ni las intentó sacrificar ni nada. Solo las invitó a unos cubalibres con malas intenciones y perores resultados. Pero si llegamos a poner así el titular… ¿habrías abierto el enlace? 😉

Compartir
4.33 / 5 (3 votos)

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.